Desde los ojos de Aleydita.

Institución: Grupo demanos.
Especialista: Alcides García Carrazana
Última actualización: 05/11/2012 18:07:49 GMT -05:00
Fuente: Alcides Garcí­a Carrazana. Educador y Comunicador Popular.

Aleydita camina todas las mañanas desde su casa a la escuela por un costado de la carretera que atraviesa el poblado. El sol baña cada casa y los trozos de tierra cultivada.

Ella los mira sin mucha atención pues le son tan cotidianos como esos camiones ruidosos que casi todos los días le acompañan en su viaje a la escuela. Son los mismos que al mediodía, cuando ella regresa a su casa, vienen cargados con plátanos, yuca, maíz, algunos con frutas, otros traen sacos con algo dentro que Aleydita no puede ver. ¿De dónde vendrán y para dónde llevan todo eso? -se pregunta. ¿Por qué el punto de venta que está frente a la casa no tiene todo eso que llevan los camiones? ¿Será por eso que papá dice que va a la ciudad a buscar la comida? ¿Irán allí esos camiones?

Punto de partida.

Cuando a mediados del año 2007 organizaciones españolas y cubanas comenzaron a pensar un proyecto integral de desarrollo local desde una visión de Soberanía Alimentaria para el contexto cubano, la mentalidad y políticas en la isla estaban encaminadas a las grandes empresas estatales y la producción en extensas zonas agrícolas. Pero los resultados no se correspondían con la demanda creciente de la población. La apuesta de este proyecto era una especie de punto disonante en la práctica y pensamientos imperantes.

Para mediados de 2008 ya se había concluido un diagnóstico participativo en 23 Consejos Populares de las provincias Mayabeque, Granma y Guantánamo y la realidad era un tanto similar a la que veía Aleydita todas las mañanas.

En algunos lugares no se producía lo suficiente. Tierras no cultivadas, poco acceso a recursos, semillas, insumos. Desempleo con mayor incidencia en las féminas. Problemas medioambientales, riesgos y vulnerabilidades latentes como sequía, también inundaciones, sismos, huracanes, insuficiente cultura medioambiental… pero en otros sitios se producía, tal vez no lo suficiente, ni con tanta variedad, pero sí se producía, sin embargo, las comunidades locales estaban desabastecidas pues el grueso los frutos de la tierra se acopiaban para las ciudades.

Por ello el proyecto planificó acciones demandadas por las mujeres y hombres de estas comunidades y sus estructuras de gobierno local para intentar transformar en lo posible el escenario. Con un financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Estado cubano, se integraron tres organizaciones españolas y cinco cubanas (2) , con el objetivo de contribuir a la seguridad alimentaria y el desarrollo endógeno local, desde una dimensión de soberanía alimentaria a través de experiencias demostrativas y replicables.

Seguridad y soberanía alimentaria en el contexto cubano.

Aleydita no veía productos agrícolas en el punto de venta frente a su casa. Pero este desabastecimiento era también una preocupación en toda la isla y es denominador común en el mundo contemporáneo, afectado por una crisis alimentaria indebidamente relacionada con la escasez de alimentos. Estadísticas demuestran que actualmente se produce lo suficiente para alimentar a la población mundial, pero las inequidades en la distribución y la comercialización, los altos precios motivados sobre todo por la especulación financiera y la ausencia de políticas objetivas y efectivas en la lucha contra el hambre y la pobreza, son las causas esenciales del hambre.

No es esta en toda su magnitud la realidad cubana actual, pero la necesidad de lograr el autoabastecimiento local y reducir los actuales niveles de importación y la dependencia en materia alimentaria, llevaron al Estado a declarar que la producción de alimentos es cuestión de “seguridad nacional”.

Para el 2010, la propuesta del Convenio de Soberanía Alimentaria y Desarrollo Local ya no era tan disonante en la estrategia nacional y por demás, las organizaciones participantes son las mismas que tienen la misión de lograr el cambio que demanda el Estado y la población. Es entonces una propuesta coherente, oportuna, y su pretensión de ser una experiencia demostrativa y replicable la pone en el centro del debate y atención de quienes la

Comentarios (0)

Nombre*
Email*
Sitio web
Comentario*
Este portal es auspiciado por el Convenio Soberanía Alimentaria y Desarrollo Local. Cuba. Teléfono: (53) 23 411931    Email: grupodemanos@gmail.com